Características

La Pastoral familiar debe ser una pastoral básica, sentida, real y operante. Básica, porque la familia está presente siempre, de alguna manera, en cualquier expresión de la actividad pastoral. Sentida, porque es acogida y asumida por toda la comunidad diocesana. Real, porque está respaldada concreta y decididamente por el acompañamiento del Obispo diocesano y sus párrocos. Operante, por que debe estar insertada en una pastoral orgánica. Es también específica, porque se dirige a las familias con su propio ciclo de vida y sus diversas realidades, con momentos y circunstancias que requieren una atención precisa y especializada.